fbpx
Home / Ahiṃsā en la alimentación

Ahiṃsā en la alimentación

por | 31 May 2021 | Sin categorizar

Dieta yoguica para adelgazar

Una de las aplicaciones más comunes, conocidas e importantes de ahiṃsā tiene que ver con la dieta yóguica.

El primer paso de esta dieta es el no consumir alimentos que provengan de la muerte de un animal.
Es decir, no consumir nada de carne, pescado ni derivados.

Este es uno de los estándares básicos de vida yóguica que cualquier persona que se autodenomine yogui debería seguir y es uno de los estándares básicos que se piden en cualquier āśrama de yoga (centro tradicional de práctica yóguica).

Esto es lo que se denominaría una dieta vegetariana o vegana (100% vegetal).


Curiosamente algunas personas piensan que el pollo o el atún no es carne o pescado (u otros tantos derivados como el jamón, paté, etc.). Confirmar que dentro de la dieta yóguica no entran este tipo de alimentos, ni tampoco dentro de la dieta vegetariana, aunque en algunos lugares cuando les preguntas por un bocadillo vegetal te respondan: Si, claro que tenemos bocadillos vegetarianos ¿Qué quiere? Vegetal de atún, de pollo, de pavo, etc.


● ¿Por qué la alimentación vegetariana como uno de los estándares básicos de vida
yóguica?

● Algunas razones físicas, éticas, energéticas y espirituales para la dieta vegetariana
● Tradicionalmente la dieta yóguica incluía los lácteos y los derivados lácteos
● La dieta yóguica no incluye huevos ni hongos
● La dieta yóguica VS la dieta vegetariana
● La evolución de la alimentación según la cultura espiritual védica
● EJERCICIO

¿Por qué la alimentación vegetariana como uno de los estándares básicos de vida yóguica?

La alimentación vegetariana es uno de los estándares de vida yóguica más importantes que existen ya que el provocar la muerte de otro ser vivo es uno de los actos de violencia más importante que pueden existir y aunque por lo general en el día a día la mayoría de nosotros no participa directamente en la muerte de un ser vivo si que muchos participan indirectamente al consumir productos de origen animal que conllevan la muerte de ese animal: cualquier tipo de carne o pescado, etc. conllevan la muerte de ese animal y el participar directa o indirectamente en su muerte.

Los yoguis tienen muy claro que quien quiera que se quiera autodenominar yogui o que quiera emprender el camino del yoga el primer acto que debe realizar es el de dejar de matar o de colaborar en la muerte de otro ser vivo. Esto por lo general resulta fácilmente comprensible (por lo general los niños pequeños lo suelen entender) sin embargo por si queda alguna duda voy a exponer alguna de las razones al respecto.

Algunas razones físicas, éticas, energéticas y espirituales para la dieta vegetariana

● Ningún ser vivo desea morir. Causar la muerte de otro ser vivo, a parte del dolor y ansiedad que esto le provoca, es ir en contra del derecho y de la voluntad más básica de cualquier ser vivo.

● Al generar acciones de muerte y violencia estas acciones tarde o temprano vendrán hacia nosotros directa o indirectamente, de esta manera se considera que el karma generado es inauspicioso para la práctica espiritual.

● La carne por lo general es más difícil de digerir que los alimentos de origen vegetal,
generando digestiones más largas y más toxinas.

● Mientras se está digiriendo gran parte de la sangre sale del cerebro y va a los órganos intestinales, de manera que se reduce el nivel de consciencia, atención, etc. De hecho, muchas personas sienten una sensación de somnolencia al digerir comidas pesadas.

● Las toxinas generadas por la carne requieren de un esfuerzo extra del organismo para eliminarse. Ese sobreesfuerzo del organismo es una energía que se desaprovecha con todas las consecuencias que implica orgánica y energéticamente.

● Al ingerir la carne de un animal estamos ingiriendo su energía, emociones,hormonas, toxinas, etc. De esta manera, el stress de las horribles condiciones devida a los que son sometidos la mayoría de animales, el stress de su propia muerte etc. pasa a nuestro sistema energético.

Tradicionalmente la dieta yóguica incluía los lácteos y los derivados lácteos

Para entender esto que hoy en día puede sonar incongruente hay que entender la estrecha relación de interdependencia, amor y respeto (llegando incluso a la adoración) que existía entre los seres humanos y los seres bóvidos (principalmente el toro y la vaca) en la antigua cultura védica. El toro y la vaca eran una parte más de la familia humana (de hecho, la vaca se consideraba una de las 7 madres que tiene un ser humano) y nunca eran sacrificados sino cuidados hasta su vejez y su muerte con gran amor y respeto.

La leche y ciertos derivados lácteos (como el ghṛta, conocido como ghee) eran considerados indispensables tanto desde el punto de vista alimentario como espiritual. Se consideraba que estas dos substancias (leche y ghee) eran indispensables en el buen funcionamiento del cerebro, del sistema digestivo, de las articulaciones y del organismo en general.

Bien son conocidas las historias de yoguis que solo se alimentaban de leche en sus periodos de práctica intensa, aportándoles la leche todos los nutrientes que necesitaban.

En la actualidad la relación del ser humano con la vaca ya no es la misma ni la leche es de la misma que en aquella época. Se consideraba que la alegría y la felicidad de la vaca era la que hacía que su leche fuese tan beneficiosa. La leche de una vaca mal cuidada, irrespetada o desatendida se consideraba que incluso podía ser perjudicial, que decir de la leche de las vacas que hoy en día sufren la separación de sus terneros y una vida repleta de maltratos y vejaciones.

La dieta yóguica no incluye huevos ni hongos

Aunque en muchas ocasiones los huevos no incluyan la muerte ni el maltrato del animal entran dentro de los alimentos inauspiciosos para la práctica de yoga y el desarrollo espiritual.

Los hongos caen en la misma categoría de alimentos inauspiciosos para el desarrollo espiritual, siendo además una especie que no corresponde estrictamente ni al mundo animal ni al vegetal.

La dieta yóguica VS la dieta vegetariana

No todos los alimentos vegetales entran dentro de la dieta yóguica. Dentro de los alimentos vegetales, la dieta yóguica considera varios factores:


● El momento estacional
● Si es un alimento tamásico, rajásico o sattvico
● La constitución del practicante (vata, pitta, kapha)
● El momento de desarrollo espiritual o la práctica que se está realizando

Yo personalmente solo ofrezco esta guía a aquellas personas que están dentro de mis formaciones o que estén en uno de los procesos de Acompañamiento Espiritual individual o grupal que ofrezco y siempre después de que pasen por una sesión individual con Irene Cimino que les dará unas bases ayurvédicas en función de su constitución (vata, pitta, kapha).

Si quieres contactar con Irene Cimino puedes contactarla en este teléfono (+34 609 95 36 12) y mencionarle cuando la contactes el código “Blogyogainbound” para que te haga un descuento en su primera sesión.

La evolución de la alimentación según la cultura espiritual védica

Según los textos védicos, las enseñanzas de los maestros y mi propia experiencia existen 4 estadios básicos (con sus correspondientes sub-estadios) en la evolución de la alimentación desde un punto de vista espiritual:

● El primero, donde uno no está consciente y come de todo
● El segundo es cuando uno se hace consciente de la muerte y el dolor que provoca
su alimentación y migra a una alimentación vegetariana / lacto-vegetariana
● El tercero es cuando el cuerpo y la consciencia se sutilizan y se migra hacia una
dieta frugívora (solo frutos, no hortalizas, cereales, etc.).
● El cuarto y último es el estado pránico, en donde ya no se necesita de alimento
físico.

La mayoría de los yoguis nos movemos entre el segundo y el tercero (el segundo como base y el tercero cuando realizamos prácticas espirituales intensas) y por lo que yo conozco solo unas pocas personas muy evolucionadas física o espiritualmente se encuentran de manera permanente en el tercero o en el cuarto.

Con respecto al cuarto estado, recomiendo el documental “Vivir de la luz” que podréis encontrar en internet.

Yo personalmente en su momento (hace ya más de 15 años) participé en el proceso de 21 días de migración a la alimentación pránica que se menciona en el documental y aunque en ese momento no era mi momento para mantener el cambio a pránico si que conozco varias personas que han estado alimentándose principalmente de prana por años e incluso décadas.

Dicho esto, quiero recalcar que esta entrada del Blog no es ninguna recomendación médica sino una reflexión principalmente ética y espiritual sobre las enseñanzas que nos traen el Yoga y la Cultura Védica. La responsabilidad de la salud y de la propia alimentación es de cada individuo y si comes carne / pescado y quieres migrar a una alimentación vegetariana deberías hacerlo de la mano de un especialista. Lo mismo si ya eres vegetariano y quieres pasar a frugívoro o si ya eres frugívoro y quieres migrar a pránico.

Tan solo aquellas personas ya establecidas por años en el vegetarianismo y que tienen los conocimientos suficientes (médicos occidentales o terapeutas ayurveda, dietistas suficientemente experimentados, etc.) pueden guiar a otras al vegetarianismo. Lo mismo se puede decir para aquellas personas que quieran migrar a los siguientes estadíos propuestos en el Manu Samhita.

Y una recomendación para tod@s aquellos que quieran cambiar cualquier hábito en su vida: no te focalices en lo que ya no te sirve y quieres dejar, sino comienza a pensar y a introducir poco a poco lo nuevo y beneficioso. De esta manera lo nuevo irá sustituyendo progresivamente a lo viejo.

EJERCICIO

1- ¿Dónde te encuentras dentro de tu alimentación y dónde te gustaría llegar?
2- ¿Cómo piensas conseguirlo?

Por favor escribe tus respuestas en los comentarios del Blog
Namaste

Patricio Moralo

Practicante de Hatha Raja Yoga desde hace más de 30 años y uno de los pocos profesores a nivel mundial autorizado por Manju Pattabhi Jois (hijo mayor de Sri K. Pattabhi Jois, el creador del método) a enseñar primera serie, segunda serie y pranayamas de Ashtanga Yoga, siendo también el primer profesor y el primer formador autorizado en Ashtanga Yoga por la Yoga Alliance en España.

6 Comentarios

  1. Rosa Gallego

    1- ¿Dónde te encuentras dentro de tu alimentación y dónde te gustaría llegar?
    Me parece súper interesante este ejercicio. Llevo años siendo vegana, por cuestiones éticas, morales y porque es la alimentación que más se ajusta al modo en el que quiero vivir. He aprendido varias cosas con la lectura del ejercicio. Me encuentro entre la etapa 2 y 3. Utilizo la etapa 2 a diario e incorporo la 3 cuando quiero hacer depuración o siento que mi cuerpo lo necesita. Desconocía por completo que hay yoguis que solo comen frutas, es decir, que llevan una dieta frugívora, pensaba que era algo ocasional tal y como yo lo hago. Desconocía que el consumo de hortalizas no se adapta a una dieta yóguica.
    Estoy en el proceso de desechar por completo alimentos como el queso vegano o cualquier comida vegana que no sea totalmente natural, ya que aunque son momentos puntuales, sigo consumiéndolos. Me gustaría llegar a tener una alimentación totalmente sattvica e incorporar más a menudo y en espacios más largos de tiempo la dieta frugívora ahora que sé de ella.
    2- ¿Cómo piensas conseguirlo?
    Para llevar una dieta sattvica, teniendo en cuenta mi dosha , eliminando cualquier alimento procesado.
    La dieta frugívora quiero hacerla por el momento una vez a la semana y con el tiempo incorporarla siempre que sea necesario, el tiempo que mi mente y mi cuerpo lo necesiten.
    De nuevo, gracias Patricio por este ejercicio!!!!

    Responder
  2. Eva

    1. Estoy en el 2o y el 3o.
    2. Lo conseguí con el tiempo, he descubierto comer bien ( vegetariana) . Estoy gozando y me debo frenar ( como con gula) ,poco a poco voy sacando de mi alimentación lo que no necesito . Estar en el 3o me costará aunque nada es imposible. Debo saber comer con hambre y no con ansiedad. Necesito tiempo y la práctica para llegar al 3o.
    Gracias

    Responder
  3. Raquel Corredoira

    1) Desde hace veinte años llevo una dieta vegetariana, no vegana porque como queso. Me ha gustado leer que la leche de vaca entra dentro de la alimentación yóguica, aunque tomo leche de avena y no de vaca, si que el queso y eventualmente algún yogur entran dentro de mi dieta.
    Desde ya muy pequeña recuerdo que cuando me servían carne me daba cuenta de que había restos de sangre en el plato y eso me horrorizaba y llenaba de preguntas. Mis abuelos por parte de padre eran campesinos y tenían animales en la casa, a los que “explotaban” para subsistir, se auto-abastecían con sus productos, vendían leche, hacían quesos, vendían terneritos y cerditos pequeños a otras familias para su engorde y posterior matanza. Un día vi a mi abuela matar un conejito precioso dándole un golpe en la nuca y entendí en ese momento que todo lo que llegaba a nuestro plato iba precedido de tortura y muerte. Porque efectivamente los animalitos se daban perfecta cuenta de que los iban a matar. A partir de ahí siempre me costó mucho comer carne y años después, tras pasar unos meses de viaje por India ya di el paso definitivo al vegetarianismo. Siempre me interesó la nutrición, somos lo que comemos, e hice algunos cursos de cocina vegetariana, de cocina ayurvédica, de como cocinar cereales, un par de talleres de cocina macrobiótica, ect. me fui formando un poco para llevar una dieta que cubriera todas las necesidades nutricionales y me ayudó a romper algunos mitos.

    Similar a Rosa, me encuentro en etapa 2 y eventualmente, cuando hago algún día de retiro llevo dieta frugívora. Hice una vez un ayuno de 9 días, en un centro de retiro con la guía de un médico, y fue un proceso de limpieza muy interesante a nivel físico y emocional.

    ¿Donde me gustaría llegar?
    Sobre todo creo que a tener una alimentación 100% Bio y sin ningún alimento procesado, esa sería mi siguiente etapa. Aunque esta parte la cumplo a un setenta por cien, aún hay cosas que las compro de explotaciones y cultivos extensivos, y productos envasados y refinados.

    Viviendo en una ciudad y teniendo dos hijos pequeños, a veces caigo en opciones rápidas como hacer una pizza por ejemplo, que aunque sea vegetariana porque la hacemos de queso, tomate y rúcula, no deja de ser una masa comprada con algún conservante y que viene en un paquetito de plástico.

    Me gustaría poder elaborar en casa todos los productos que consumimos, que todos los ingredientes usados fueran bio y que nada venga envasado en plástico o haya sido procesado a ningún nivel. Ese sería el siguiente paso en mi dieta.

    2) Para lograrlo, empecé hace un par de años a ser miembro de una cooperativa de alimentos, compramos productos bio de cercanía y pequeño productor, todo es de temporada y a granel. Tenemos productos de toda clase, no sólo verduras y frutas, sino grano, legumbres, jabones, pasta y galletas caseras y 100% bio hechas por una cooperativista, etc. Pero aún a veces reconozco que voy al supermercado y compro caldo en tetrabrik o un paquete de galletas. Entonces para lograr mi objetivo, creo que debería no pisar nunca más un supermercado y comprar todo absolutamente en la cooperativa.

    Es un proceso gradual y creo que como has dicho en al artículo, es ir introduciendo los cambios de lo nuevo poco a poco y gradualmente, para integrar bien los cambios y que sean hábitos duraderos.

    Responder
  4. Klára

    1) Mi alimentación está entre el primero y segundo, estoy descubriendo la violencia que lleva el consumo de carne, huevos, lácteos, pero como intento comer sano y alimentar mi cuerpo con todo lo que necesita para funcionar bien me resulta un poco difícil desarrollar una dieta que cumple con todo. Pero soy consciente que es un camino y si dedico tiempo a descubrir, explorar y experimentar puedo llegar a una dieta mucho mejor. Mi intención por ahora es reducir el consumo de carne y avanzar hasta ser lácteo vegetariano.

    2) Mi plan es planear mis platos para toda la semana, probando nuevas recetas cada semana. Así que puedo experimentar y encontrar lo que funciona mejor para mi. (Esto había hecho antes y funcionaba muy bien para evitar comer que no necesitaba mi cuerpo.) Espero que también la parte de la formación sobre la ayurveda me vaya a ayudar, porque ahora mismo mis conocimientos sobre la dieta yóguica son muy pocos.

    Responder
  5. Marta

    Mi dieta va variando entre el estadio uno y dos. Dependiendo de la época en la que me encuentre yo personalmente. Por ejemplo ahora vivo en casa de mis padres y como lo que mi madre cocina, pero estos días de formación estoy haciendo una dieta vegetariana sin lácteos ni huevos. Me gusta mucho comer, así que mi objetivo es comer de forma sana y controlada, una dieta vegetariana, y aprender el máximo que pueda de ayurveda en esta formación y poderlo aplicar a mi dieta, pues me parece un enfoque muy interesante.

    Responder
  6. Sandra

    Actualmente me encuentro entre la fase 1 y fase 2. Desde hace un año empecé en un proceso de reducir el consumo de carne. Empecé por etapas: primero dejar de comer carne roja, después el cerdo y pollo y por último el jamón (dulce y salado). Algunas veces tuve que volver a la opción pollo en algún menú por falta de alternativas, como soy celiaca, muchas veces la opción vegetariana tiene gluten. Antes de empezar el curso ya había dejado la carne y ocasionalmente comía algún pescado y huevos (estos me son de difícil digestión). Con el curso estoy aplicando una dieta vegetariana. Aunque tomo “leches” y “yogures” vegetales, sigo comiendo algún queso.
    De cara al futuro me gustaría quedarme en la fase 2 como estoy aplicando durante el curso, me siento mejor físicamente. Soy muy sensible a todo lo que como, las digestiones a la que mesclo mucha comida, se me hacen pesadas. La dieta vegetariana me hace sentir mucho mejor y más feliz. Sé que no será difícil seguirla y me siento bien en esto camino.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Formación Presencial

Formación Online

Te puede interesar ….

Pin It on Pinterest

Share This