fbpx
Home / La historia del brāhmaṇa y el escorpión

La historia del brāhmaṇa y el escorpión

por | 5 May 2021 | Filosofía del Yoga

Signficado de compasión. La historia del brahmana y el escorpion

Se dice que había una vez un brāhmaṇa compasivo que paseando cerca de un arroyo se encontró con un escorpión que había entrado accidentalmente en el agua y se estaba ahogando. Movido por su profunda compasión hacia todas las entidades vivientes este brāhmaṇa se acercó donde el escorpión e intentó sacarlo del agua con sus propias manos.

Cada vez que intentaba sacarlo del agua el escorpión lo picaba y tenía que soltarlo del dolor, de manera que el escorpión volvía al agua y el brāhmaṇa volvía a cogerlo para intentar sacarlo. Esta situación se repitió por un rato.

Casualmente un paṇḍita (un erudito) que pasaba por allí vio la situación y le dijo al brāhmaṇa: ¿Qué haces buen brāhmaṇa intentando sacar al escorpión del agua con tus propias manos? ¿No ves que su naturaleza es reactiva y no va a dejar de picarte?

A lo que el brāhmaṇa respondió: Si, lo que pasa es que mi naturaleza es compasiva y no puedo dejar de intentarlo.

La acción compasiva

Como en la historia del brāhmaṇa y el escorpión, la visión, el entendimiento y el amor compasivo nos llevan a la acción compasiva.

La perfección de la acción compasiva es aquella es aquella que nos lleva a realizar acciones para aliviar el sufrimiento de otras entidades vivientes que incluso, y en apariencia, pueden llegar a ser perjudiciales para nosotros.

¿Y por qué se considera la perfección de la acción compasiva?

Por qué esa acción ya ha transcendido la identidad individual y se sitúa en lo cósmico y transcendente, entendiendo que cada uno de nosotros formamos parte de un todo mayor que nosotros y que nos transciende, que el sufrimiento de una de las partes es el sufrimiento del todo y de esta manera se busca remediar o apaciguar ese sufrimiento.

Ya, pero ¿y el brāhmaṇa no está sufriendo?

En ese estado de consciencia ya no hay avidyā, de manera que ya no hay sufrimiento. Se ha deshecho la ilusión del saṃsāra y las acciones cobran otra magnitud y otro significado.

A los ojos de paṇḍita (aquella persona que incluso habiendo acumulado cierto grado de conocimiento aún no ha integrado la visión transcendental) el brāhmaṇa estaba sufriendo o se estaba dañando.

A los ojos de aquel que ya ha realizado esta visión, el brāhmaṇa está actuando según su dharma y su svarūpa (su naturaleza espiritual pura) lo cual le conecta con la naturaleza gozosa de la creación (ananda), otorgándole felicidad en forma de plenitud y auto-realización, justo lo opuesto del sufrimiento.

Tal vez no esté sufriendo, pero sin duda está sintiendo dolor

Probablemente. Sin embargo, una cosa es dolor y otra es sufrimiento:

El dolor forma parte de la experiencia humana en este momento de nuestra evolución, de la biología actual, del funcionamiento de nuestro sistema nervioso (aunque en ciertos estadios evolutivos el dolor tal y como habitualmente se entiende también puede llegar a ser transcendido).

El sufrimiento es opcional, es un constructo mental, una resistencia del sistema nervioso muchas veces ocasionado por la resistencia a transitar ese mismo dolor en su plenitud. La experiencia transitada pero no procesada se convierte en trauma, es decir, dolor acumulado que se guarda en algún lugar de nuestro cuerpo físico (en forma tensiones fasciales, contracturas, dolores crónicos, etc.) o en nuestro cuerpo mental (en forma de pensamientos, emociones o comportamientos disfuncionales) esperando a ser procesado.

Lo entiendo, pero yo prefiero evitar al máximo sentir dolor. No me veo con ganas de ayudar a otro que tal vez ni siquiera lo merece y encima yo pasarlo mal.

Si, totalmente comprensible. En este ejemplo del brāhmaṇa estamos hablando de un mahātma, un alma muy elevada que está ya establecida en realizaciones profundas de la realidad última, aquella que está más allá de lo relativo (tiempo, lugar y circunstancias, etc.) y de nuestros sentidos materiales. No se trata de un estado a imitar y mucho menos de fingir que estamos en ese estado, aunque sí que nos podemos sentir inspirados por los ejemplos de estas grandes almas.

Si sentimos el llamado interno de seguir los pasos de estas grandes almas desde la inspiración, adaptando su ejemplo y enseñanzas a nuestra realidad relativa (tiempo, lugar y circunstancias), con el entendimiento de que aún no estamos en ese estado de realización y a la vez sin sentirnos desmotivados por lejano que nos pueda parecer ese estado de consciencia sino más bien con la motivación de caminar en esa dirección y con la alegría de hacerlo de manera sincera, las bendiciones descenderán sobre nosotros y purificarán nuestros anartha(s) – (tendencias negativas que nos causan daño a nosotros y a nuestro entorno).


EJERCICIO

Por favor responde a estas preguntas en los comentarios del Blog

  1. ¿Cuál sientes que es tu verdadera naturaleza, más allá de tus miedos, carencias, deseos temporales, etc.?
  2. ¿Sientes que estás manifestando tu verdadera naturaleza en tu vida?

Namaste 🙏🏼🕉

Patricio Moralo

Practicante de Hatha Raja Yoga desde hace más de 30 años y uno de los pocos profesores a nivel mundial autorizado por Manju Pattabhi Jois (hijo mayor de Sri K. Pattabhi Jois, el creador del método) a enseñar primera serie, segunda serie y pranayamas de Ashtanga Yoga, siendo también el primer profesor y el primer formador autorizado en Ashtanga Yoga por la Yoga Alliance en España.

20 Comentarios

  1. Eva

    Buenas tardes a todxs.
    1- Pues ,sinceramente, creo no tengo ni idea ( por ahora ), Lo que me “gusta” ( lo que me aporta valor a la vida ) me lo quedo y pa’lante. Me estoy descubriendo. o soy ni lo uno ni lo otro,sólo sé que soy yo.
    Me doy cuenta que sigo un camino marcado donde sólo estoy yo y puedo reconocerme. Aquello que me hace mal 8no me aporta nada) lo aparto. No lo hacía y he estado muchos años perdida,traicionándome en todos los sentidos.
    2- Creo que está asomando por mi vida, me está gustando decir la verdad sin esconder nada.
    Debo decir que estos ejercicios están haceindo relucir quién realmente soy,y me gusta.
    No lo sé si estoy manifestando mi verdadera naturaleza,creo que si porque cada vez me veo más yo, no debo dar (me) explicaiones.
    Gracias

    Responder
    • Rosa Gallego

      Me ha sido muy difícil contestar este ejercicio.
      1.- No sé cuál es mi verdadera naturaleza, no estoy segura. Me siento bien cuando ayudo a mis amigos, cuando cuido de mi familia. Cuando la gente recurre a mi en busca de ayuda. Aunque solo sea para hablar. Pero no me siento cuidadora, o por lo menos no lo quiero ser. Por eso mi dilema. Me gusta ayudar, muchísimo. Pero no me gustaría decir que es mi verdadera naturaleza porque sino me sentiría con demasiada responsabilidad.
      2.- si mi verdadera naturaleza es la de ayudar lo estoy haciendo. A la familia, a los amigos, a gente conocida. Cuando verdaderamente siento y me gusta que sea esa mi verdadera naturaleza es cuando estoy dando mis clases de yoga. Es en ese momento donde mi creatividad y muy buen hacer están arriba. Y me siento bien conmigo misma.me siento conforme con lo que hago y como lo hago.
      Siento no poder ser más precisa.
      Gracias!!
      Por cierto la historia del brahamana y del escorpión me ha gustado mucho.

      Responder
      • Priscila

        No se si es este mi camino,lo que si sé es que siempre he querido ayudar a los demás, y poco a poco han ido llegando a mi vida terapias donde todas llegan a lo mismo a algo que me parece puede ser lo mismo, desde luego el Yoga me ha ayudado a entender muchas más cosas de las que ni yo misma creía posible, así que creo que estoy en el camino correcto.
        Estoy casi segura que mi naturaleza es ayudar, solo que no siempre he tenido las herramientas adecuadas y sobre todo que no he sabido expresarme de las maneras correctas, pero a base de formarme y conocerme cada día un poco más a mi misma gracias a las enseñanzas de la escuela creo que voy avanzando hacia lo que yo creo que puede ser mi camino! Gracias

        Responder
  2. Rosa Gallego

    Me ha sido muy difícil contestar este ejercicio.
    1.- No sé cuál es mi verdadera naturaleza, no estoy segura. Me siento bien cuando ayudo a mis amigos, cuando cuido de mi familia. Cuando la gente recurre a mi en busca de ayuda. Aunque solo sea para hablar. Pero no me siento cuidadora, o por lo menos no lo quiero ser. Por eso mi dilema. Me gusta ayudar, muchísimo. Pero no me gustaría decir que es mi verdadera naturaleza porque sino me sentiría con demasiada responsabilidad.
    2.- si mi verdadera naturaleza es la de ayudar lo estoy haciendo. A la familia, a los amigos, a gente conocida. Cuando verdaderamente siento y me gusta que sea esa mi verdadera naturaleza es cuando estoy dando mis clases de yoga. Es en ese momento donde mi creatividad y muy buen hacer están arriba. Y me siento bien conmigo misma.me siento conforme con lo que hago y como lo hago.
    Siento no poder ser más precisa.
    Gracias!!

    Responder
  3. Rosa S

    Mi naturaleza es ayudar a mejorar vidas, la mía y la de los otros , cuidar, embellecer, pequeña decía que era artesana de la paz , defendía a los mas débiles .tengo empatía y odio las injusticias , no veas lo que sufro allí esta el lado malo me cuesta aun canalizar esto . Si lo manifestó pero aun me falta camino y reajustes 😉

    Responder
  4. Cintia

    1- Estuve dandole vueltas a estas preguntas durante la ultima semana y creo que como Eva menciono antes, también estoy en búsqueda de mi propia naturaleza, en búsqueda de mi verdadero yo. Siento que en el fondo se cuál es, pero muchas veces ya sea por la rutina, el trabajo y obligaciones hacen que uno pierda el foco. Pero el yoga siempre me ayuda a volver a mi centro. Y creo que mi naturaleza va por el lado de defender a todos aquellos que no tienen voz (como a los animales), a las minorías. En compartir lo que me hace bien con gente que lo necesita e ir ayudándolos a descubrirse también, acompañar a mi familia, pareja y amigos y colegas en esta evolución desde mi humilde posición en el día a día.
    2- No manifiesto mi naturaleza todo lo que quisiera. Tal vez por miedo, por inseguridad o como dije antes, las obligaciones, el trabajo etc que hacen que aveces me pierda en el camino. Pero como me dijo una amiga una vez “no pierdas el foco” y ahi vamos!

    Responder
  5. Tatevik

    Me ha sido difícil realizar el ejercicio.
    1-Creo que mi naturaleza es ayudar, apoyar a gente tanto de mi entorno como a la que no conozco.
    He tenido alguna experiencia voluntaria de ayudar a gente a la vez que esa ayuda me producía daño, pero nunca llegué a realizarlo por mucho tiempo debido a que me quedaba exhausta por la experiencia.
    2-No manifiesto mi naturaleza todo lo que quisiera, incluso cuando la llamada es fuerte se anteponen otras circunstancias que impiden que lo haga de manera regular.

    Responder
    • Rebeca

      1.Siempre he estado en una búsqueda continua e imagino que una de las cosas que siempre te cuestionas es tu verdadero propósito , tu esencia y tu verdadera naturaleza.
      Siento que cuidar forma parte de mi naturaleza. En un momento lo pude experimentar desde mi profesión de enfermera y después cuando di clases de yoga o cuando realizaba Seva en forma de clases también sentía que cuidaba, primero desde lo más físico y luego desde las más profundo.
      Me siento bien, dando un punto de apoyo al otro.
      Ahora en mi etapa de mamá sigo con esa conexión desde otro prisma, más incondicional y más compasivo.
      2.En este momento creo que solo mis pequeños pueden ver esa conexión que tengo con este rol de cuidadora.
      Reconozco que en un punto no me aplicó el autocuidado que necesito y tampoco a mi pareja pero gracias a todo el trabajo que vengo realizando estoy poniendo más luz a mi vida y estoy sanando patrones para volver a mí esencia

      Responder
  6. Raquel

    1 – Creo que en mi verdadera naturaleza principalmente están la empatía y la sensibilidad. Tras años de búsqueda y trabajo de autoconocimiento y crecimiento personal, ahora me siento fuerte y segura para poder ayudar o guiar a los demás a conectarse.
    Cuando tenía 18 años caí en una depresión que duró aproximadamente unos tres años, experimenté mucho dolor, tristeza que estaba estancada y una gran sensación de vacio, no entendía para nada el mundo que me rodeaba. Para superar esa situación, conecté con algo en mi interior que me hizo salir de esa espiral de tristeza. En ese camino me fuí dando cuenta del origen de esas emociones en mi, me fuí conociendo mejor, me ayudó a entenderme en la luz y en la oscuridad.

    Desde ese momento siempre he sentido el impulso de ayudar a gente que podía estar atravesando situaciones similares. Creo que cuando alguien sufre, se abrirá más fácilmente con alguien que empatiza y entiende su sufrimiento porque lo ha sentido también desde lo más profundo de su ser.

    Y es verdad que cuando siento que he aportado algo positivo a alguien, que he ayudado a mejorar una situación, siento una gran sensación de plenitud en mi corazón. Tengo una sensación de estar realizada y que todo cobra sentido.

    Si logro aportar algo positivo a todas aquellas personas que se cruzan en mi camino, habré podido ser fiel a mi verdadera naturaleza.

    2- Con mi familia, amigos y círculo de relaciones más cercanas si creo que soy fiel a mi verdadera naturaleza y invierto tiempo en esas relaciones, en aportarles algo positivo. Conmigo creo que también, me dedico tiempo y intento cultivar hábitos y relaciones que realmente me llenen.

    Pero es cierto que mi trabajo ha dejado de tener sentido para mi, siento que a nivel laboral no aporto nada “realmente útil y trascendente” a la sociedad. Trabajo para una empresa con ánimo de lucro, y sin ningún tipo de proyecto social detrás. Y todo y que siento que con mi círculo más íntimo si que aporto mi granito de arena y eso también se expande de alguna manera en la sociedad, no me parece suficiente.

    Tengo ahora 48 años y siento que en los últimos años útiles de mi vida profesional, me gustaría dar un paso más allá. Tenemos ésta maravillosa vida, y debemos vivirla de la manera más beneficiosa posible para todos los seres. Después de adentrarme en el budismo y sus enseñanzas, y cuando me apunté al curso de yoga, fue con el propósito de tener un canal a través del cual pueda transmitir bienestar, equilibrio, que pueda transformar un poco la vida de las personas y por tanto la sociedad.

    Para sentir que soy totalmente fiel a mi verdadera naturaleza he de replantearme mi vida laboral y dar un giro ahí, ya que no me representa. Creo que ahora estoy sembrando ese cambio. Espero que en unos años, cuando repita el challenge, mi respuesta a este apartado sea diferente.

    Namasté 🙂

    Responder
  7. Alessandra

    1) No creo haber encontrado ni saber hoy en día cuál es mi naturaleza, pero siento que cada nuevo obstáculo, momento, experiencia, actividad vivida me hacen poner más en el camino a descubrirlo. Siento que es un proceso de vida, en done al final es un poco nuestro instinto/naturaleza la que nos hace tomar decisiones: qué es mejor para mi? dónde me quiero quedar y dónde no? qué personas quiero que me rodeen? qué cosas me inspiran y me llenan el alma? me hacen sentir completa?
    2) Si bien no puedo poner en palabras cuál es mi verdadera naturaleza, siento que la aplico en el día a día con las decisiones y acciones que voy tomando, y trabajo poco a poco, en descubirla realmente. Teniendo siempre muy presente a la otra persona, la acción compresiva, como menciona el texto, la empatía y sensibilidad, pero también mucho respeto hacia mi misma.

    Responder
  8. Marina

    Creo que estoy en el proceso de descubrir mi verdadera naturaleza y siento que cada día la encuentro un poco más, o al menos me siento más en paz y tranquila conmigo misma y con mi entorno.
    Creo que mi naturaleza está relacionada con dar y ayudar a los demás. Durante un tiempo este papel de cuidadora me ha causado sufrimiento al dar tanto que me olvidaba de mi misma. Gracias al yoga he comprendido que para dar primero hay que darse a unos mismo, estar en paz y hacer las cosas con presencia viendo si realmente lo quieres o lo estás haciendo para obtener un beneficio de ello.
    Estoy feliz de sentir que voy más acorde con lo que soy pero desde una perspectiva más sincera, intentando analizar mis actos y reconocer si estoy actuando por costumbre, por algo aprendido o porque realmente lo siento así.
    Aún así creo que me queda mucho camino de autoconocimiento y concretar cual es mi naturaleza y cómo llegar a poder realizarla plenamente.

    Responder
  9. Mery Ann

    ¿Cuál es mi verdadera naturaleza? Me encanta la pregunta aunque de buenas a primeras no sabía que contestar….. pues para mí, mi verdadera naturaleza es el amor, bueno la mía y la de todos, somos una fuente de amor incondicional, que vinimos a este mundo a experimentar con la materia y al identificarnos con nuestro Ego a través de la experiencia humana olvidamos la esencia de lo que somos

    Y respecto a estar manifestando mi verdadera naturaleza en mi vida, ojalá!!! Pero creo que entonces ya no existiría en este plano material, habría pasado a otro nivel, jajaj, así que como el 99,99% de la población (no puedo asegurar que no nazca alguien ya iluminado) aun me queda mucho camino por recorrer, pero creo que en algunas ocasiones he tenido la oportunidad de vislumbrar mi esencia y ver el fondo de nuestra verdadera naturaleza

    Responder
  10. Montse

    1. Me parece que es muy difícil definir mi propia naturaleza si, al menos en esta vida, no he llegado a un estado supremo de conciencia. Estoy en un proceso de aprendizaje y autoconocimiento. Si reflexiono un poco más sobre la pregunta, puedo plantear que mi naturaleza puede ser este autodescubrimiento, aunque en el camino vayamos encontrándonos con cosas que nos hacen sentir bien, que las sientas muy “yo”, creo que simplemente forman parte de ese recorrido hasta que lleguemos a trascender y descubrir la esencia.
    2. Si sigo mi planteamiento que mi naturaleza es el autoconocimiento de mi ser diría que en gran parte sí estoy manifestándola, pues intento estar en esta constante búsqueda y ser fiel a esas cosas que voy a encontrando que me hacen sentir bien o muy “yo”.

    Responder
  11. Anabella

    1. Pues aun no la se a ciencia cierta. sigo en buscaqueda a veces mas cerca y a veces más lejos. Se que hay algo pero no sé aun con claridad el que.
    2. En lo que hago por mi misma si, en lo que hago para los demás depende del ámbito.

    Responder
  12. Alba

    Es difícil de explicar con palabras pero intento expresarlo en mi vida. Por lo menos ese es el camino que estoy transitando.

    Responder
  13. Sandra

    1 y 2. Es una buena reflexión. Es difícil contestar. Pienso que soy reflexiva sobre mis puntos de mejora y mis virtudes. Pienso que el desarrollo de uno mismo es infinito y siempre podremos ser mejores personas.
    Lo que se es que para mi me es difícil vivir conmigo misma si no practico los valores en que creo y en ese sentido intento ser coherente.

    Responder
  14. Marta

    1. Aunque en pocas ocasiones sucede, cuando conecto con mi esencia, mi verdadera naturaleza, me siento un ser bueno, auténtico, creativo, juguetón y amoroso, capaz de percibir más allá de la realidad ordinaria.
    2. No siento que esté ahora mismo conectada con esta naturaleza

    Responder
  15. Raquel

    1 siento que mi verdadera naturaleza la manifiesto a través de la esencia que tenemos cada uno y que no nos diferencia el uno del otro. Al tomar decisiones hay una pequeña voz que siento que siempre ha estado allí y que sabe lo que es mejor para nosotros y de qué nos debemos alejar. Siento que si te paras a escucharte realmente podemos entender la ‘respuesta correcta’ a cada incerteza, que al hacerle caso nos sentimos más en paz con nosotros mismos y si no lo hacemos nuestra alma queda herida.
    2. Aunque no lo haga siempre, poco a poco estoy aprendiendo que si no escucho esa vocecilla que es mi verdadera esencia, acabo haciéndome daño a mayor o menor escala. Aun estoy aprendiendo a hacerlo, a no desviarme, a no dejarme llevar por placeres mundanos y lo que parece al principio ser más fácil para mi. A base de errores voy escuchándome más y aprendiendo de mis errores.

    Responder
  16. Tere

    1. Mi verdadera naturaleza es ayudar a los demás, viviendo de forma simple, y sobre todo, en el camino del amor y la luz.
    Aunque no soy consciente, la gente me suele pedir escucha y ayuda para ver las cosas. Y intento hacerlo, sin juzgar, y ayudar a encontrar la mejor solución
    Sobretodo me encantaría dedicarme a los niños, con los que siento una gran conexión.
    Y, aunque he siempre he sido consciente, siempre he ido por otros caminos

    2. Siento que, sólo en parte estoy desarrollando mi verdadera naturaleza. Aunque intento desarrollarla en todos los ámbitos, tanto laboral como personal , y intentando acabar de eliminar aquellas cosas que me limitan, sobre todo ciertos miedos.

    Responder
  17. Klára

    1y2) Yo espero que mi naturaleza es también compasiva, o mejor dicho tiene las semillas de ser compasiva. Muchas veces me han dicho (y tengo la sensación) que obsesiono con ayudar a la gente. Pero la verdad es que leyendo el blog se me ocurrió que antes ayudaba más sin pensar si me iba a hacer daño, pero tuve experiencias malas y me he cerrado bastante, olvidando que ayudar no es para esperar algo en cambio o tener miedo de que el otro quizás no quiera la ayuda. Así que ahora puedo añadir otra cosa más en mi lista de intenciones. 🙂

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Formación Presencial

Formación Online

Te puede interesar ….

Pin It on Pinterest

Share This