fbpx
Home / Jñāna-mārga y Jñāna-yoga

Jñāna-mārga y Jñāna-yoga

por | 10 Feb 2021 | Yama & Niyama Challenge

¿Qué es Jñāna?

Jñāna es el conocimiento vivencial de la realidad circunstancial y de la realidad última: cuál es el origen y propósito de esta manifestación física, quienes somos como seres humanos, que hacemos en este planeta, cuál es nuestro propósito, cuál es nuestra función dentro del orden cósmico, quién o qué es el cosmos y qué o quién hay más allá del cosmos y de esta manifestación física.

Es comprender el sanātama dharma, su propósito, su función y su belleza.

Es vivenciar, comprender y sentir nuestro svadharma (el dharma propio) como parte de ṛta (el orden cósmico) y actuar en consecuencia.

Se trata de un conocimiento orgánico fruto de la experiencia y de la revelación. No se trata de un conocimiento intelectual o teórico sino de uno vivencial y transformador que actualiza nuestro ser y nuestra experiencia vital.

Si Jñāna no transforma, no es Jñāna. Si Jñāna no motiva, no inspira, no mueve, no es Jñāna.

Jñāna puede incluir elementos explicativos, contextuales, definiciones, etc. pero no es nada de esto.

Los engloba, le sirven de base, pero los trasciende no solo en amplitud y profundidad sino en cualidad, siendo Jñāna un conocimiento que trasciende el intelecto y se ubica en el Ser.

¿Qué es Jñāna-mārga?

Mārga significa camino o sendero y jñāna-mārga es una de las tres vías, senderos o caminos espirituales hacia la realización que Kṛṣṇa describe en la Bhagavad-gītā. Según las explicaciones de Kṛṣṇa es superior a la vía de la acción (karma-mārga) pero inferior a la vía de la devoción (bhakti-mārga).

Sea como fuere, todo mārga incluye elementos de los otros tres aunque si que es cierto que bhakti-mārga es el más completo y abrangente incluyendo de manera completa los otros dos.

Karma incluiría de manera incompleta aspectos de jñāna y de bhakti y su perfección llevaría hacia jñāna o bhakti dependiendo de las semillas de los otros dos mārga(s) que se encontrasen en su práctica.

Jñāna incluiría de manera completa a karma y en su perfección llevaría hacia bhakti.

La acción del conocimiento

De esta manera, vemos que jñāna no se trata de un conocimiento teórico o especulativo sino que lleva implícita una acción que a su vez nos lleva hacia una emoción o sentimiento.

La misma palabra mārga implica un movimiento, ya que se trata de un camino a recorrer y no de una especulación mental o teórica.

Y como todo camino, tiene sus reglas, sus límites, sus objetivos, etc. De manera que jñāna-mārga implica el movimiento y la acción para llegar a ese conocimiento vivencial a la vez que actuar en consecuencia de ese conocimiento.

Si se trata de conocimiento real, va a transformar el núcleo de nuestro Ser y ya no seremos los mismos.

Si no nos transforma, se trata de mero conocimiento mental o especulativo que incluso en muchas ocasiones si no se actualiza de manera rápida (si no se convierte en vivencia) se puede convertir en un obstáculo en el camino.

Conocidas son las críticas en los textos clásicos hacia aquellos pandit(s) (eruditos) que se conocen de memoria todas las teorías de la práctica espiritual pero no la han puesto en práctica, no han hecho de su vida una ofrenda hacia ese conocimiento.

Así como también son conocidas las alabanzas hacia aquellos pandit(s) que además del conocimiento teórico tienen también el conocimiento práctico y han realizado en su Ser el significado profundo de las enseñanzas.

Entonces, ¿el conocimiento es útil o se trata más bien de un obstáculo?

El conocimiento es necesario en el sentido que nos marca el punto de partida y el contexto.

Sin embargo, el conocimiento solo es útil en la medida que nos permite vivenciar, en la medida que nos permite recorrer el camino y acercarnos a la meta.

En cuanto se convierte en un peso, en un condicionante, en algo que acumulo, se convierte en un lastre en nuestro avance espiritual.

El conocimiento es el mapa y la guía para recorrer el camino. Pero si no recorremos el camino, si no realizamos la práctica, se vuelve inútil e incluso contraproducente.

Conocidas son las historias de aquellos practicantes que utilizan sus conocimientos para excusar sus malas actitudes.

Conocimiento sin cualidades (como por ejemplo Satya) puede ser un arma de doble filo que puede retrasar el avance espiritual por eones.

De esta manera, el primer paso de la práctica será siempre yama y niyama, es decir, el cultivo de las cualidades necesarias para recorrer el camino. De esta manera nos aseguraremos un avance real (Sat) y no solo un avance ficticio (vṛtti) que nos puede mantener enredados en las mentiras, especulaciones y percepciones erradas de nuestra propia mente.

¿Qué es Jñāna-yoga?

Jñāna-yoga y Jñāna-mārga la mayoría de contextos son equivalentes, entendiendo yoga como camino, práctica y estado de consciencia aunque en determinados contexto tienen ciertas diferencias de significado.

En ciertos contextos, Jñāna-yoga puede significar la aplicación práctica, los pasos y las prácticas necesarias para recorrer Jñāna-mārga. En otros contextos, Jñāna-yoga se puede referir al estado de unión o relación obtenido como resultado de recorrer Jñāna-mārga.

¿Quién es un Jñāna-yogi / una Jñāna-yoginī?

Un Jñāna-yogi o una Jñāna-yoginī es un / una practicante entregado al camino del Jñāna (Jñāna-mārga) y a sus prácticas (Jñāna-yoga).


EJERCICIO

1-Recuerda aquellos momentos en que te has sentido conectado con el universo, con tu ser, ubicado en el mundo y consciente de tu propósito. Comparte tu experiencia en los comentarios.

2-¿Puedes diferenciar este tipo de vivencia por así llamarla espiritual del conocimiento intelectual? ¿Qué diferencias puedes observar? Comparte tu experiencia en los comentarios.

3-¿Tienes la tendencia de acumular conocimiento y no ponerlo en práctica? ¿Sueles pedir o buscar más y más información? ¿Qué tipo de sensación te da el acumular conocimiento? ¿Puedes ver cómo puede llegar a suponer un obstáculo en tu práctica espiritual? Comparte tus reflexiones en los comentarios.


Namaste 🙏🏼🕉

Patricio Moralo

Practicante de Hatha Raja Yoga desde hace más de 30 años y uno de los pocos profesores a nivel mundial autorizado por Manju Pattabhi Jois (hijo mayor de Sri K. Pattabhi Jois, el creador del método) a enseñar primera serie, segunda serie y pranayamas de Ashtanga Yoga, siendo también el primer profesor y el primer formador autorizado en Ashtanga Yoga por la Yoga Alliance en España.

12 Comentarios

  1. Helena

    Respondiendo la primera pregunta que se plantea en el ejercicio, seré completamente honesta: no. La verdad es que nunca he estado tan conectada, o al menos no lo he sentido de tal forma, ni con el universo, ni con mi ser, ni con mi ubicación en el mundo. De hecho, es más, me atrevería a decir que casi todo lo contrario. He tenido momentos en los que me he visto totalmente perdida y sin un rumbo fijo, sin saber qué hacer con mi vida ni cómo llevarla hacia adelante. No sé si tal vez esto mismo ya puede significar algo. Siento que mi vida espiritual o el conocimiento en todos los ámbitos mas abstractos o emocionales los estoy empezando a dejar surgir este año. Años atrás estaba muy cerrada y no me abría ni emocionalmente ni espiritualmente. Era como un impensable para mí. Así que respondiendo a la primera cuestión diría claramente que no.
    Viendo que en la primera pregunta la respuesta ha sido una negativa, me temo que la segunda no puedo responderla 🙂

    En cuanto a la tercera, considero que soy una persona que tengo tendencia a acumular conocimiento, por circunstancias de la vida tengo información en la cabeza que no sé cuando la pondré en práctica, pero me gusta compartirla. Me explico mejor que dicho así no se pilla 😉 Tengo conocimiento pero me gusta explicarlo y hacerlo entender a los demás, aunque esta información no la ponga en práctica.
    Acumular si que acumulo información, de esa que te cuestionas realmente que utilidad tendrá en tu vida, pero generalmente no me parece mal saber. Para mi el saber no resta, es más suma, pese a esto reconozco que quizá tener la cabeza llena de información puede llevar a ser contraproducente, ya que mucha información contrastada te puede hacer quedar en un punto neutro en el que no actúas, puesto que todo te parece que es relativo. No sé si este es el modo de visualizarlo, para mí, como ya he expuesto, no supone ningún problema.
    Tal vez si lo contextualizamos en la práctica espiritual, hablando de conocimientos de tipo espiritual y filosóficos, en este caso si que veo que pueda llegar a ser un numero de datos demasiado denso y difícil de procesar. En esta situación priorizaría el no querer mucha información y trabajar sobre una poca, para una vez la hayas integrado bien tanto mentalmente, como espiritualmente, avances si así se desea e incorpores mas conocimiento.

    Namaste🙏🦋

    Responder
  2. Rosa S

    1-hubieron varias veces con la pintura , el baile, el canto mi practica yoguica y con la naturaleza .
    2-bueno para mi la diferencia es fluir y dejar de pensar , facil de decir que de hacer por eso para mi la meditacion es importante cada dia para domar esta cabezita .
    3-No, no acumulo , eso si soy curiosa y me interesan muchas cosas .Tardo en asimilar lo que aprendo tomo mi tiempo y como las relaciones y todo lo que hago me gusta aprofundizar para tener qualidad.
    no. me confunde como decia me gusta la qualidad y no la quantidad.
    Pues el hecho de llenarse de demasiada informacion esta sociedad que va demasiado rapido siempre mas y mas rapido producir y olvidaros ! te hace nublar la mente y tapar lo que hay de essencial .me gusta una frase de le corbusier que dice ” menos es mas “. Namaste <3

    Responder
  3. Maria Rosell

    1-
    No soy nada espiritual, creo en mí misma.
    Conectada con el universo, que significa? Yo me siento conectada conmigo misma, con la gente a la que quiero, con mi entorno en general. Me siento ubicada en mi propia vida. Y la conciencia de un propósito no lo tengo claro, pero si puedo decir de nuevo que mi vida ha transcurrido de forma natural y sin obstáculos.
    2-
    No puedo.
    3-
    Todo el conocimiento que he ido acumulando (que no es mucho) he tendido a compartirlo y ponerlo en práctica.
    Con el estudio de yoga, voy poniendo en práctica el conocimiento aprendido.
    Siempre pido y busco aquella información por la que tengo interés.
    Acumular conocimiento en este mundo del yoga me hacer ver lo poco que sé.
    Y si hay momentos en los que quedo saturada de información y pierdo el conocimiento de lo que leo. Tengo que parar dejar reposar y asimilar conceptos y volver más tarde al estudio.

    Responder
  4. Ana Torner

    Han existido varios momentos en mi vida en los que he sido capaz de comprender sin palabras. El primero que recuerdo, debería tener unos 8 o 9 años.
    Casi todos ellos han llegado de forma inesperada y espontánea, muchos, de la mano de la naturaleza. Otros, incentivados por una previa alegría o calma circunstancial.
    El recuerdo de esos momentos me ha ayudado muchas veces a seguir caminando en momentos anímicos más bajos. Poco a poco una va comprendiendo. Desconozco cuál es mi propósito, se que debo seguir existiendo.

    Efectivamente, son diferenciables. Si bien el conocimiento racional me ha llevado a descubrir nuevas ideas, a engendrar maravillosos pensamientos, nobles acciones y mágicos encuentros, es algo sonoro. Las otras experiencias, han surgido del silencio, en todas sus posibles acepciones.
    El racionalismo es algo más dual, mientras que las anteriormente nombradas experiencias son pura unidad. No hay fragmentación posible, y son claras. No hay lugar para la duda, ni para nada más que no sea una sensación placentera y casi imposible de explicar.

    Mi infinita curiosidad es algo congénito. Me encanta aprender y profundizar en lo que aprendo, me interesa y disfruto.
    Estas ganas de saber me han llevado a estudiar arte, a interesarme en la música, la filosofía, la antropología, la arquitectura, la gemología, la física cuántica, la literatura etc. Me apasiona saber. Me ayuda a crecer. Me acompaña y me protege. Siempre preferiré el conocimiento al desconocimiento, por mucho que éste pueda doler.
    Estoy de acuerdo que puede llegar a suponer un obstáculo, pero en muchas ocasiones, ejerce también de trampolín hacia la abstracción y disolución del yo.

    Responder
  5. Ali Sánchez

    1. Los momentos donde me es más fácil es durante el baile. Són momentos de increible conexión conmigo misma, donde me siento totalmente conocedora de mi lugar en el mundo y conectada con todo lo que me rodea. También en mis tres partos ha sido un momento de autentica conexión con la creación, exactamente en el momento de la coronación. Y por último en mis sadhanas de kundalini.

    2. Para mi la mente se “apaga” y es algo que nace, sin tu provocarlo ni buscarlo, es una sensación que me embriaga completamente, por todo el cuerpo.

    3. Siempre he tenido la tendencia a cumular conocimiento, y lo acostumbro a poner en práctica. Aunque de un tiempo para aquí siento que esa búsqueda de conocimiento fuera de mi, sobretodo es la falta de seguridad en mi misma. Sentirme más conectada con mi swadharma hace que no busque tantas respuestas fuera de mi, que me sienta conectada conmigo. Parte de este aprendizaje conmigo mismo lo he llevado más a cabo a raíz de ser madre, de no escolarizar a mis hijos y de ver, como todas las respuestas estan en ellos mismos, y si no la tienen es qua aún no han llegado ahí. Y eso me hace recordar a Ashtanga, como se enseñaba antes. No pasas a la siguiente postura hasta que no has llegado a esa, sin más. Cada uno hace su propio camino.

    Responder
  6. Luz Bruni

    Siempre me he visto un poco “perdida” en relacion a un proposito, de hecho no comparto la idea de tener un proposito, considero que a día de hoy la sociedad nos fuerza a tener un objetivo más bien material y superficial. Sin embargo, si que me he sentido conectada con la naturaleza, sintiendo que mi comportamiento para con la vida era acorde con mis pensamientos. Recuerdo aquellos momentos, me refugio en ellos cuando mas lo necesito, y encamino mi dia a dia en busca de esa sensacion. En la naturaleza, comprartiendo momentos con aquellos que quiero, disfrutando de nuevos paisajes, nuevas experiencias que hacen replantearme la vida convencional que creia que tendria de pequeña. Cuando mas me siento conectada conmigo, con el universo, es viajando, aprendiendo nuevas tecnicas ecologicas y llevandolas a cabo, conociendo formas diferentes de relacionarse con el mundo. Si bien la practica de yoga no es mi proposito, si que, hoy en dia, es una herramienta que me ayuda a sentirme conectada conmigo misma y con mi entorno.

    2.
    Creo que si he tenido vivencias espirituales, y aunque no sepa explicarlas con palabras, senti que es mas una sensacion que te rodea la mente y el cuerpo. Y que el conocimiento intelectual, al menos en mis casos, no influyo en el momento de la experiencia. Tal vez si que lo hizo para que, cuando esa vivencia llegara, yo estuviera más abierta a aceptarla y dejarme llevar.

    3.
    Admito que antes tenía mas tendencia en acumular conocimiento, con el tiempo me dí cuenta que nunca llevaba todo lo que aprendia a la práctica, “consejos vendo pero para mi no tengo”. Ahora estoy aprendiendo como llevarlo a la práctica, no siempre encuentro el buen camino, otras quiero tomar un atajo, otras me quedado atrapada sin saber para donde ir. Es mas facil tener la teoria que llevarla a la practica, porque al hacerlo, te estas abriendo a un mundo nuevo de sensaciones, y hay que saber sobrellevarlo.

    Responder
  7. Mayerlin Fernandez

    1-Recuerda aquellos momentos en que te has sentido conectado con el universo, con tu ser, ubicado en el mundo y consciente de tu propósito. Comparte tu experiencia en los comentarios.

    Me he sentido conectada con el universo cuando conecto con otros y siento que todo fluye, cuando he dejado de perseguir cosas y disfruto de solo estar, lo vivo con más intensidad cuando veo a la gente crecer, evolucionar, tengo la suerte de trabajar haciendo lo que me apasiona que es trabajar en el desarrollo de otros y siento que es una forma de evolución para mi también…

    2-¿Puedes diferenciar este tipo de vivencia por así llamarla espiritual del conocimiento intelectual? ¿Qué diferencias puedes observar? Comparte tu experiencia en los comentarios.

    La diferencia es que cuando estoy en la mente, busco tener la razón, estoy en el ganar o perder y cuando la conexión es espiritual la siento muy real, incluso se siente sin tener que decir nada, las palabras sobran

    3-¿Tienes la tendencia de acumular conocimiento y no ponerlo en práctica? ¿Sueles pedir o buscar más y más información? ¿Qué tipo de sensación te da el acumular conocimiento? ¿Puedes ver cómo puede llegar a suponer un obstáculo en tu práctica espiritual?

    Estoy me pasa con frecuencia, me encanta leer y puedo estar viendo libros y más libros, la curiosidad me lleva a querer conocer otras cosas, teorías, formas de vivir y sin duda creo que puede ser una distracción para mi camino espiritual…

    Responder
  8. Laura

    Tengo una experiencia muy profunda que yo llamaría “espiritual”. Estuve en Ecuador, viviendo en una comunidad pequeña en el medio de los andes. Un día hice una caminata en el valle, cuando encontré un rio. Ya cuando estaba caminando de repente me vine un pensamiento, o mas bien sentimiento, que no me sentí ni como abuela ni como mujer, ni como niña: era todas al mismo tiempo. O mejor dicho: No había el concepto de tiempo. Me sentí muy conectada a todas las edades, todas las formas de vida. Después, encontré un rio con un puente y me sentí sobre este puente y empezé a cantar lo que me dio la gana. Mi voz se conectó con la voz del rio, con todos los sonidos alrededor y éramos uno.
    Ahora que lo escribo la tercera vez me parece llano, pero en este momento allí me sentí profundamente conectado a todo. Creo que también es por eso que yo sé que no era una experiencia intelectual (=que yo entendí algo con mi cabeza), pero algo mas espiritual (aunque mi cabeza estaba involucrada también, sino, no me podría acordar).

    Soy una persona que generalmente le gusta saber mucho sobre las cosas que hace, por ejemplo, con la Capoeira me pasa también que no solo quiero hacer el deporte, pero también quiero entender la historia, los costumbres y la filosofía detrás. Pero no me parece que me impida esto en mi camino espiritual/en mi dharma, es al revés que tengo la impresión de que lo mas entiendo, lo mas lo puedo aprovechar.
    Pero con otras informaciones me pasa, por ejemplo, leyendo el periódico. Muchas veces lo estoy leyendo y después pienso: “Pero que hago con esta información? Me siento incapaz de cambiar algo, y la información está en mi cabeza sin camino o via por la cual puede ser procesada.
    Lo mismo me pasa con mis estudios – muchas veces quiero ir “mas allá” y saber mas sobre un tema, pero hay veces en las cuales solo es porque pienso que “en el futuro me puede salir útil saber esto” o “se tiene que saber esto”. Y muy pocas veces realmente me queda en la cabeza…
    A veces esta tanta información en mi cabeza que no me puedo enfocar en mi practica espiritual, si. Pero no creo que tengo que “consumir” menos información, mas bien pienso que tengo que encontrar un mejor camino para estructurar y gestionar la información.

    Responder
  9. Cintia

    1-
    La mayoría de esos momentos ocurrieron, u ocurren, cuando estoy en contacto con la naturaleza. Siempre que voy de hiking o trekking y estoy en medio del bosque rodeada de vegetación, montañas, lagos o frente al mar. También cuando estoy con mi gato o algún animal con el que pueda “interactuar”. Y lo que siento es una enorme sensación de gratitud y felicidad plena, como que no necesito nada más.

    2-
    Estimo que sí las puedo diferenciar, ya que estas experiencias las SIENTO y no las pienso. Me invade una enorme felicidad por dentro cada vez. Mis sentidos son óptimos y el sentir de gratitud es absoluto. Me siento más liviana en esos momentos. Sin la carga mental que me acompaña en otras ocasiones.

    3-
    Solía tener la tendencia de acumular conocimiento, sî. Me considero algo estructurada y es como que siento la necesidad de tener las cosas bajo control y para eso me capacito/ me informo. Me gusta estar preparada. De todas maneras con el tiempo entendí que de nada vale acumular por acumular y lo empecé a sentir como una carga. Así que luego me relaje y ahora voy poco a poco. “El que mucho abarca poco aprieta” decimos en mi país. Ahora voy a lo importante, me concentro en lo que más me gusta y lo llevo a la práctica ( o por lo menos eso trato).

    Responder
  10. Raquel

    1 – Creo que sobretodo me he sentido conectada con el universo y mi ser en retiros de silencio y meditación, cuando he estado retirada durante un tiempo en soledad y con la mirada exclusivamente hacia mi interior, si he sentido una conexión y algún flash que me ha hecho comprender con claridad alguna cosa que estaba trabajando.

    En mi experiencia cuando he estado varios días en silencio, también me pasaba que veía el entorno mucho más bonito, recuerdo paseos en soledad y silencio donde la naturaleza se mostraba tan hermosa y brillante que me parecía un auténtico paraiso, y también notaba una super potenciación del oido, podía escuchar muchisimo más allá.

    También hace unos años dejé mi trabajo porque sentí la necesidad de desconectar, estaba cansada de trabajar y no acababa de encontrar mi sitio, me fuí un año sabático donde viajé por India y Nepal y algún otro pais del sudeste asiático. Sentí una liberación, y considero que fué una experiencia transformadora. Era dueña de mi tiempo y me sentía libre cada mañana de decidir hacia donde quería ir. Tuve la oportunidad de hacer algunos retiros de silencio y al final del viaje estuve un tiempo en el ashram de Sivananda en Kerala y fué una experienca maravillosa. Durante ese año al no tener que atender ninguna obligación externa me sentí muy conectada únicamente con mi ser y con una verdad que hasta ese momento desconocía. Y creo que ese año sabático representó el verdadero inicio de mi camino espiritual. Quizás suene algo tópico, pero así lo sentí.

    Viajando y en conexión con la naturaleza experimento a veces esa unión con mi ser.

    2- Para mi el conocimiento espiritual es más sentir una plenitud, una sensación de claridad y amor, de estar bien contigo mismo y con el mundo y donde no necesito nada más, También lo identifico a veces con una sensación de bienestar y apertura en la zona del corazón.

    El conocimiento intelectual es cuando intento entender algo a través de un texto y alimento mi mente, intento comprender a través de la experiencia de otros y la sabiduria de otros, y eso me ayuda en algunas ocasiones. Y el conocimiento espiritual es como cuando todo eso cuadra y toma sentido de repente, somo que se asimila en tu corazón.

    3- La verdad que si, cada vez menos, imagino que con la edad he ido comprendiendo ciertas cosas. Siempre me ha gustado mucho leer y siempre he tenido muchas preguntas, y leía muchísimos libros y autores buscando diferentes visiones en ellos que me me dieran una visión completa. Y el acumular conocimiento imagino que me daba una falsa sensación de control de la situación y seguridad, es como si al intentar saber y perfecccionar mis conocimientos me sintiera con más armas para frontar mi autoconocimiento y mi relación con el mundo y la sociedad. También creo que pienso que si conozco o se lo que pasa podré dominarlo y cambiarlo. Todo hecho desde la mente y poco desde el fluir con el corazón.

    En ocasiones creo que el conocimiento más intelectual me ha sido útil, porque es como que nuestra mente se siente más relajada cuando le parece que comprende algo y domina un conocimiento.

    Pero también vi que durante unos años de búsqueda, acabé acumulando un montón de libros que no me daba tiempo real de leer, hice muchisimos cursos con diferentes maestros y de diferentes disciplinas y terapias, y fué en un punto stressante porque siempre hay más y más que puedes saber, y al final picoteas de mil cosas pero no profundizas en nada, y después en un momento también me sentí dispersa, porque no era capaz de decidir hacia donde orientarme a nivel personal y espiritual. Había probado tantas cosas, que ¿cómo escoger?. Creo que el ser humano convertimos todo en un gran supermercado, y el mundo espiritual y de crecimiento personal con el new age hizo exactamente lo mismo. Empezamos a comprar y acumular conocimiento pensando que estaremos mejor y al final nos dispersa y confunde más.

    También en la educación occidental se nos dice que “cuanto más mejor” y tenemos ese chip incorporado que llevamos a todos los ámbitos de nuestra vida. La acumulación es causa de conflicto interno y nos causa mucho sufrimiento. Reeducarnos en la no acumulación es parte de este camino.

    Responder
  11. EVA ALARCON GALLEGO

    1-El verano pasado, un día de sol por la mañana, la Cora estaba en el balcón que tenemos, echada en su manta y me acosté con ella, sentí como una conexión (para mi una confianza total) hacia ella, hacia el Sol, me dejé ir,noté que estaba y no estaba, estaba en unión con todo lo que rodeaba.
    2-Creo que la vivencia espiritual, para mí, es aquello que no sabes muy bien cómo explicarlo con palabras, y el conocimiento intelectual tiene una o varias definiciones para casi todo.
    3-Pues la verdad nunca había pensado que el conocimiento fuera un obstáculo, pero veo que si, si la información es errónea es peligrosa, y sí, busco ayuda hasta que no llego, la busco donde puedo y donde veo que me van a ayudar.
    Antes no hacía éste recorrido, me enfadaba y lo dejaba, ahora ya no.
    Gracias

    Responder
  12. Caterina

    1- La verdad es que me doy cuenta que en mi día a día me cuesta mucho sentirme conectada con mi ser, con el universo y consciente de mi propósito. De alguna forma no me dejo parar para encontrar el momento fácilmente. Pero sí que me he sentido así en algunas ocasiones, la primera que me viene a la mente fue mi primera clase de yoga, que fue al aire libre y con mi madre. En general creo que cuando practico yoga es uno de los momentos en los que más me acerco a esta sensación. En otras ocasiones, he experimenta esta sensación al estar caminando en medio de la montaña, en la naturaleza, al estar delante de vistas preciosas o impactantes. Por último, creo que tuve momentos en que me sentí así mientras estaba de Erasmus, en situaciones muy normales pero en las que me sentía genuinamente tranquila, libre y en paz. También en otras otras ocasiones en las que he viajado sola.

    2- Uff sí, definitivamente sí que puedo diferenciar este tipo de vivencias a las del conocimiento intelectual. Creo que la principal diferencia es que la vivencia de tipo espiritual conlleva esta sensación de emoción o bienestar genuino, mientras que el conocimiento intelectual carece de ella. En el conocimiento intelectual te puedes quedar atrapado (como una rumiación), te puede hacer dudar y sentir ansioso o simplemente indiferente. La vivencia espiritual creo que tiene un carácter liberador mientras que el conocimiento intelectual no, o al menos no de forma completa en todo tu ser. Otro aspecto sería el de que el conocimiento intelectual es básicamente verbal o tiene una forma de explicarse, mientras que la vivencia espiritual, es una experiencia que no es explícita y que va más allá de lo literal.

    3- Creo que sí que tengo la tendencia de acumular conocimiento pero a la vez también experimento fácilmente las consecuencias. Suelo intentar acumular mucha información a la hora de tomar decisiones, para luego compararla y seguir buscando más para tomar “la decisión correcta” por ejemplo. Pero a menudo esta acumulación de conocimiento, a una velocidad que no permite digerirse, me genera una sensación de agobio o saturación que, en vez de acercarme a la conexión con mi ser y el mundo, me lleva a aislarme o a evadirme. De esta forma, puedo ver cómo, ciertamente, esta acumulación de conocimiento supone un obstáculo enorme para mi práctica espiritual, ya que me aleja de mi misma y de mi propia vivencia.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Formación Presencial

Formación Online

Te puede interesar ….

Pin It on Pinterest

Share This